¿Se puede reconstruir el daño cerebral mediante reprogramación celular?


La reprogramación celular ha abierto grandes posibilidades terapéuticas en la medicina. Dentro de este campo, una de las más atractivas sería poder reponer las neuronas que se pueden destruir en diversas enfermedades o tras el ictus.

Célula

Ahora se abre una nueva posibilidad, el reponer las neuronas lesionadas en el propio cerebro. En efecto, un equipo de la Universidad de Múnich ha presentado, en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencias, celebrada a mediados del pasado mes de noviembre de 2018, experimentos realizados en ratones en los que, al parecer, se pueden transferir astrocitos, unas células cerebrales, que por otro lado son los más abundantes en el cerebro, en células con actividad neuronal (ver más AQUÍ). Al presentar evidencias de que astrocitos reprogramados adquieren propiedades neuronales, otros dos grupos también han presentado resultados parecidos, incluso en uno de ellos consiguieron que ratones que han sufrido un ictus experimental puedan recuperar movimientos de sus extremidades. Algunos expertos ven en estas experiencias una potencial alternativa al trasplante de células troncales o de neuronas derivadas de células troncales en el cerebro o en la médula espinal dañada. Diversos ensayos clínicos, utilizando esta estrategia, están en marcha para tratar el Parkinson o incluso lesiones de la médula espinal. En opinión de Gong Chen, un experto neurocientífico de la Universidad estatal de Pensilvania, el reciente descubrimiento de que células maduras puedan dirigirse a desarrollar otros tipos celulares, puede constituir una buena opción para tratar este tipo de problema, afirmando incluso que “yo no puedo imaginar otra tecnología más eficiente que usar las células de glía vecinas a las neuronas” para reparar el cerebro. Esta posibilidad se está también experimentando en varios otros laboratorios utilizando diversos factores de transcripción, como el de la Timothy Murphy.

Un neurocientífico de la Universidad de la Columbia Británica en Vancouver, ha demostrado que los circuitos cerebrales pueden mejorar utilizando estas técnicas después de un ictus. El doctor Cheng, anteriormente citado, ha fundado una empresa para desarrollar terapias basadas en la reprogramación de astrocitos. Cheng afirma: “yo creo que esto es el futuro”, “es la frontera inmediata en la medicina regenerativa”. Pero sea de una u otra forma es indudable que estas experiencias de reprogramación celular en vivo están abriendo una prometedora puerta para reparar las lesiones cerebrales, lo cual, desde un punto de vista bioético, tiene interés si se tiene en cuenta que para estos experimentos se utilizan células troncales adultas, cuyo uso no implica dificultades bioéticas.

Fuente: www.observatoriobioetica.org

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *