Iguala3 proporciona atención a las personas con Daño Cerebral en toda Castilla-La Mancha


La entidad sin ánimo de lucro, Iguala3, refuerza su compromiso de atención sin condición en todo el territorio de la Región.

Desde sus inicios en 2012, la estrategia de Iguala3 se ha basado en la atención de personas castellano manchegas con Daño Cerebral en sus domicilios, sea cual sea su municipio -siempre que esté en la Comunidad Autónoma-. De esta manera, sin disponer de un centro de rehabilitación, hoy supera las 350 personas con DCS atendidas en estos años, a las que habría que sumar más de 1000 familiares. Como explica Daniel Sánchez Martín, Neuropsicólogo y Director de la entidad, «la dispersión demográfica de nuestra Región, dado su enorme tamaño, hace literalmente imposible a las personas con necesidades sociosanitarias en general, y las que han sufrido Daño Cerebral en particular, acceder a algún recurso que atienda la especificidad de sus necesidades».

EN CUALQUIER PUEBLO DE CASTILLA-LA MANCHA

Año tras año Iguala3 ha ido incrementando el nº de personas atendidas, el nº de profesionales involucrados en sus proyectos y, lógicamente, el nº de municipios donde realiza las atenciones. Sus profesionales de Fisoterapia, Logopedia, Neuropsicología, Terapia Ocupacional y Trabajo Social, han recorrido las carreteras de las 5 provincias para llegar a 103 municipios. De ellos, sólo 14 tienen clínicas de Fisioterapia y en 10 existen clínicas de Logopedia (recursos privados en ciudades y pueblos grandes). ¿La España vaciada? «Cuando llegué a casa después del ictus -cuenta Manolo, socio de Iguala3 desde 2017- no estaba en condiciones de hacer casi nada por mí mismo. Vivo en un pueblo de Toledo, donde somos 900 vecinos. Aquí no había nada para mí; cada vez hay menos. Para recibir la rehabilitación que todavía necesito tendría que ir a Toledo o a Talavera, pero no puedo conducir, mi mujer no tiene carnet, mis hijos ya no pueden seguir dedicándome tanto tiempo como antes. Tienen que trabajar. Si no existiese Iguala3 ahora no caminaría como lo hago, y hablaría peor, el ictus me dio en el lado izquierdo de la cabeza. Nadie ha venido a verme, sólo ellos». Muchas personas como Manolo, de otros pueblos y provincias, pueden contar historias similares.

Sesión de estimulación cognitiva en un pueblo de Toledo

RECURSOS LIMITADOS

Este tipo de atención no es fácil de encontrar en Castilla-La Mancha, nadie más lo hace, y posiblemente pocas entidades lo hagan en España. Aun así, es un recurso «barato», mucho más económico que mantener centros de atención presencial, aunque éstos no solo no sobran, sino que también faltan. «Funcionamos principalmente con fondos públicos de la Consejería de Bienestar Social y de la Consejería de Sanidad. La Diputación de Toledo también contribuye desde hace 5 años, pero el resto de Diputaciones han decidido no implicarse porque dicen que no atendemos a suficientes personas en sus provincias. Es la pescadilla que se muerde la cola», explica Mª del Sagrario Martín Pérez, presidenta de Iguala3. La realidad es que en Castilla-La Mancha existen más de 23.000 personas con Daño Cerebral, y la cifra aumenta según qué fuente se consulte, pero algunas instancias administrativas «entienden que no existe una necesidad porque no se atiende», sostiene la presidenta. En 2019 la suma de todas las subvenciones recibidas por Iguala3 para realizar estas atenciones domiciliarias fue de 88.856,86 € (el 0,01% de lo que cuestan las dietas de los 350 diputados en un año).

DIVERSIDAD DE PATOLOGÍAS NEUROLÓGICAS

En estos años la red de Servicios Sociales de la comunidad ha detectado, en ese entorno rural castellano manchego, no solo personas con ictus o traumatismos cráneo encefálicos. También muchos casos de enfermedades raras neurodegenerativas, como Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), Ataxia Cerebelosa, Síndrome de Isaac, etc. Desde 2020 Iguala3 ofrece sesiones también a estas personas, gracias al apoyo de la Dirección General de Humanización y Atención Sociosanitaria. La entidad sostiene que es una manera de luchar contra la desventaja que supone la falta de medios en el entorno rural, con el añadido de padecer una enfermedad rara, a menudo tremendamente discapacitante. «Si ya es difícil convivir con una enfermedad como la mía, poco frecuente, en una ciudad en la que puedes disponer de fisioterapia, terapia ocupacional o atención psicológica, te puedes imaginar aquí en Cifuentes», cuenta Fernando.

LA BARRERA DEL COVID19

El día a día de este equipo de profesionales se caracteriza por hacer kilómetros para desplazarse a los domicilios. Durante el estado de alarma han cambiado el coche por el ordenador y el teléfono. En marzo, atendían de forma presencial a cerca de 230 personas a través de todos sus programas. Solo 81 de ellas estaban a este lado de la brecha digital y sabían acceder fácilmente a videollamadas, descargar contenidos de internet, ver vídeos, etc. Después de tres meses 144 personas se manejan con cierta autonomía con estas herramientas. Daniel Sánchez explica que «ya se venía haciendo un trabajo importante, por parte de las Terapeutas Ocupacionales especialmente, en uso de aparatos digitales. Atendemos a una población de edad avanzada mayoritariamente. Con el Covid19, una de las pocas cosas positivas que hemos visto es que tenemos más personas conectadas, gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, quedan muchas otras con las que no hemos sido capaces de llegar más lejos».

La fisioterapia es una de las actividades más valoradas por las persona asociadas a Iguala3

Las circunstancias han obligado a una rápida adaptación y en estos meses Iguala3 ha creado su canal de Youtube, en el que se pueden ver vídeos -llevan 51 y cada semana hay nuevo contenido- de todos sus profesionales con diferentes propuestas centradas en la Rehabilitación Funcional. También han generado más de 40 fichas de estimulación cognitiva que han distribuido junto con un boletín informativo, en el que hablan de temas variados que afectan al mundo de la discapacidad. Todo ese material está accesible a cualquier persona que tenga acceso a internet, en el apartado «Terapia En Casa» de su página www.iguala3.org.

La presidenta, Mª del Sagrario Martín Pérez, subraya que «todo ese material ha sido importante para que las personas asociadas no detuvieran su proceso de rehabilitación, y no perdieran rápidamente capacidades. Ha costado mucho esfuerzo realizarlo, y tenemos que agradecer a todas y todos los profesionales de Iguala3 el que hayan accedido a trabajar con sus medios personales desde sus casas. Me ha resultado curioso que la mayoría de las personas atendidas durante estos meses agradeciesen, por encima de todo, las llamadas semanales para charlar un rato. Los seguimientos telefónicos del equipo es lo que más valoran las personas, más que las fichas o que cualquier otro material. No han sido meses fáciles para nadie y el desahogo emocional de todas estas personas y sus familias nos deja la sensación de haber sido muy útiles en estos meses».

NUEVA NORMALIDAD

Tras varias semanas de incertidumbre en las que se han anulado o perdido portes con material sanitario, EPIS para retomar las sesiones presenciales, a mediados de junio Iguala3 ha podido retomar sus atenciones domiciliarias. No han comenzado hasta que no se ha podido garantizar que sus profesionales contaban con las medidas de prevención adecuadas. Por otro lado, todavía hay un porcentaje de personas usuarias que prefieren seguir con las actividades «On Line» unas semanas más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.